Este proyecto está centrado en el estudio de la presencia artística andaluza en lo que denominamos territorios periféricos de la América hispana; es decir, Brasil y Estados Unidos. Con el primero de ellos, integrado en la corona portuguesa, se comparten bases culturales con España y con Andalucía pero, además, tenemos un periodo de alto valor histórico-artístico (1580-1640) en el que ambas coronas estuvieron unidas. En lo que se refiere a Estados Unidos, buena parte del territorio sur, desde Florida a California, formó parte de la monarquía hispana, con ocupación poblacional y cultural variable a lo largo de la Edad Moderna, lo que implica la fundación de ciudades, construcciones civiles y religiosas y bienes muebles para su dotación. Ya en época contemporánea Estados Unidos va a ser uno de los principales receptores de obras de arte españolas, bien mediante compra o expolio, que servirán para dotar sus museos; sin olvidar las arquitecturas emigradas. Parte de este patrimonio procede de Andalucía.